Un día de Otoño

 

Un día de Sol, pero de otoño

hace calor.

Un día soleado de otoño

viajando a verla.

En lo alto la Luna

se dibuja su silueta,

 mi Luna.

 

La Luna.

Es un día de Sol,

de luz intensa.

Es un día que todo es intenso.

La luz del Sol y el calor.

El perfil de las montañas al fondo.

La gente, la carretera

Advertisements

Esa mujer

Esa mujer de pelo negro,

que sonríe, que se mueve

de aquí para acá,

de un lado a otro,

con su perfume

me envuelve en pasión.

Esa mujer con su sonrisa,

abre valles de sentimientos,

con su mirada me cautiva,

transporta al infinito

y  detiene el tiempo.

Esa mujer con sus labios

que deseo, me estremece,

       me quita el sueño,

me acelera en mis entrañas

para el tiempo.

Esa mujer de pelo negro,

esa mujer a la que quiero.

Esa mujer.

La sonrisa de Ella

 

Ella tiene una sonrisa que desvela.

Ríe y ríe. Es especial su sonrisa.

Es chiquita y grande su sonrisa.

Ella tiene el corazón grande.

Con esos andares firmes.

Ella tiene la sonrisa  tan bonita

como es ella por dentro,

joven y a la vez tan madura.

Con ella puedes ver más allá de lo cercano.

No hay fronteras, ni país que se  resista.

Ella me ha dado juventud y sonrisa.

 

 

 P1220745

El País de mis sueños

Te quiero porque existes en el infinito

del País de mis sueños.

El País de los sentidos

de la tristeza,

y a veces de la sonrisa.

Te quiero porque no preguntas por el mañana

y sabes que la música

sigue sonando

a pesar de no saber el ritmo

y el compás.

¡Y quién sabe del mañana

si apenas sabemos algo del presente!

Nada del segundo

que va a transcurrir

a partir de este momento.

Suena una canción.

Me acaricia las entrañas.

Me altera por dentro.

Dilata mis sentidos

cualquier cosa que sepa a ti.

Aunque sé que no estás aquí.

A mi lado.

Sé que estás.

Por el perfume que rompe el silencio

y la sonrisa tenue de unos labios dibujados.

Y sé que la tristeza de los momentos

es sólo un pasaje de nuestras vidas.

Dura lo que el viento

en una tormenta de verano.

Sólo un momento.

Suena una canción.

Me acaricia las entrañas.

Dura lo que el viento

en esa tormenta de verano.

Sólo un momento.

Toda una eternidad tienes en tus manos.

Por eso te quiero ahora.

Y mañana.

Porque existes en el infinito

del País de mis sueños.